Páginas

OS PONDRÉ FOTOS, VIDEOS, MÚSICA, CURIOSIDADES Y COSAS QUE TENEMOS TODO EL MUNDO QUE MEJORAR...

20 mar. 2011

ME HE ROTO LA MUÑECA

El 26 de febrero, me quedé a comer a casa de mi amiga Raquel. Cuando llgué a su casa, estuvimos jugando a un juego que preparó ella. Era como de un juego de mesa, tirabas "los dados" (como Raquel no tenía dados lo hacíamos con cartas) y movías tantos cuadraditos como el número de la carta indicaba. Hicimos por ejemplo el juego de las fresas, consistía en taparnos los ojos y poner una cuenco con fresas y otro con nata, y con los ojos tapados mojar las fresas en la nata y dárselas al otro para que la muerda. Nos pusimos perdidas, nata por la cabeza, por toda la boca, hasta un poquito por el pelo. Ese fue el que más me gustó. Pasado una hora y media o por así, su madre, Ana, llegó y nos hizo la comida. Comimos filete con patatas fritas. Cuando acabamos de comer nos fuimos a un césped que tiene y empezamos a hacer bailes, piruetas y esas cosas. Intenté enseñar a Raquel a hacer la rueda, y ahora le sale mucho mejor, todo iba bien hasta que a mí se me ocurrió la fantástica idea de saltar al potro. La salté varias veces, pero una de ellas lo hice desde más lejos y me quedé corta entonces me caí sobre la mano izquierda. Sentía un dolor horrible y chillaba:
- ¡¡Ay, mi mano!! ¡¡Ay, mi mano!!
y Raquel va y me dice:
- Ana, ¿Te has hecho daño en la boca?
Yo entonces, aunque me dolía mucho mucho la mano, me reí por dentro. Fuimos dentro de su casa y despertamos a su madre diciéndole lo que me había pasado, su madre me dijo que si me llevaba a mi casa y yo le dije que si. Después llamé a mi padre le dije que me había caído y que si me podía ir a buscar. Él llamó a mi madre, y me vino rápidamente a buscar a casa de Raquel, y como ella es médica, vio que mi mano estaba un poco deformada y me dijo que me iba a llevar al hospital.
Allí, me sentaron en una silla de ruedas y me llevaron a una sala de espera, cuando me llamaron entré en una habitación, me tocaron la mano y me preguntaba todo el rato:
- ¿Te duele aquí? ¿Puedes mover los dedos? o ¿Puedes mover tal?
Más tarde fui a la misma sala de espera y me llamaron para hacerme la radiografía; cuando me la hicieron, fui otra vez a a sala de espera y me llamaron para escayolar me. La escayola es como una veda que se moja en agua caliente, te la ponen y la los 10 minutos ya esta durisima. Cuando me la pusieron sentí un alivio de dolor enorme. Cuando terminó todo, me fui a mi casa, ya mucho más tranquila. Y ahora me da miedo saltar al Raquel, ella no tiene la culpa pero esque despés de lo que ha pasado, tengo miedo de que e pase otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario